Fotos Scroll

domingo, 13 de marzo de 2011

¿Amigos ó conocidos?

Hace no mucho se me ocurrió pedirle la casa a un amigo para irme de vacaciones. El coche no se lo pedí porque no me acordaba que tambien tenía uno muerto de risa en el garage, pero que me hubiese ido estupendo. El caso es que se lo comenté a mis amigos y todos me dijeron "NO TE LA DEJARA", y yo tonto de mi pensé, ¿como no me la va a dejar? si hace 30 años que nos conocemos y no hay nadie que la use. Pero todos insistían, que tú no le conoces, que ese no te la deja. Bueno el caso que aunque llevabamos un tiempo sin vernos, le llamé por teléfono y le pedí la casa. Pero cual fue mi sorpresa cuando va y me dice.
El: No, no te la puedo dejar, porque está toda en obra y sin muebles y no se cuantos embustes mas. Que si quería, podía darme la dirección de un hotel que a él le gustaba mucho y quedarme allí.
Yo: contesté, ¿Y eso de un hotel qué es, es algo nuevo o hace mucho que existen?. Pues yo no sabía que existieran esas cosas, los hoteles. Total que me fuí de inquilino a casa de unos amigos que me recogieron y que no me preguntaron nada. Claro que me quedé mas hecho polvo que el trigo de un molino.
Al cabo de unos días me lo encontré en el aeropuerto y lo primero que me dice es:
El: Oye, Benito, me han dicho que estás enfandado conmigo? sin mencionar la casa
Yo: ¿Y porque habria de estarlo?
Se hizo el longui, como el pájaro que vuela, sacó la cocaina de un calcetín, y ni siquiera preguntó, ¿Te apetece una raya?

Pasaron los días y me encontré con una amiga. Supongo que sin darme cuenta se ve que me quejo mucho de la hipoteca, de cuantas cosas hay que pagar, de los médicos, de que estoy harto de tomar antidepresivos y de mil cosas mas. Y va y me dice.
Ella: Oye, ¿cuanto debes aún de la hipoteca?
Yo: 80.000 o 90.000 € no estoy seguro
Ella: Pues ten, toma los 90.000 € y ya me los devolverás cuando puedas, poco a poco, como te vaya bien, pero así no tienes que pagarles nada a los bancos.
Mi sorpresa fue tal, que estuve dos días llorando. No se porque lloraba, pero hizo sentir algo vivo a mi alrededor, algo de esperanza en mi vida tan triste.

A ninguno de los dos jamás les había pedido un duro, pues los únicos que me han dejado dinero para drogas y otros vicios, o si me ha hecho falta alguna vez, han sido la Carmeta y el Sebas. Aunque tampoco me preguntaron nunca para que lo quería.

Esta semana por desgracia a mi madre la han tenido que internar en el hospital, y los pocos que se han enterado me han dicho que estaban ahi para lo que necesitara. Otros que se han enterado despues, me han preguntado que por qué no les he dicho nada. Pero que podía decir, si llevo 5 años con mi amiga La Locura y tampoco me han preguntado JAMAS como estaba.

Tambien están los que no solo mantenemos un contacto por email, sino gente como la Danone y la Rocio que me llaman de vez en cuando, y hablamos de esto y de lo otro. Y sobretodo los impresentables, estos si que son amigos y conocidos. Estos que no me llaman nunca, y eso que creí que eran mis mejores amigos, pero se ve que ahora soy todo lo contrario.

Luego queda el Sr. Infección, al que le dejé dinero hace 10 años y ahora dice que ya no me devuelve mas. Que ya me ha pagado lo suficiente.

Gracias a todos menos a cuatro.

Moraleja: ¿Los amigos se compran o se venden?