Fotos Scroll

lunes, 12 de enero de 2015

Marruecos: Jamis Beneros

De momento no hago comentarios, porque tengo un resfriado de aupa y estoy descansando. En cuanto pueda escribo algo sobre el día de hoy.

IMG_20150110_131438

Jamis Beneros es un pueblecito en las montañas, cerca del santuario de Molay Abdeslam. Si piensas quedarte a pasar la noche, ten en cuenta que no hay hoteles. Es un pueblo sin ningún atractivo, y las fotos pertenecen a otro lugar cercano, pero no recuerdo el nombre.
El que sale en las fotos y se parece a Fito, de los Fittipaldis, es el secretario de esta cábila, zona administrativa de varias aldeas o pueblos. Es un chaval muy serio, pero amigo de sus amigos. No hablaba mucho, pero estuvimos todo el día juntos, y me ha invitado a volver. Fue él quien me consiguió un taxi para volver a Tanger, por cierto, es muy aficionado a los tambores, y suele actuar en fiestas y otros acontecimientos, así se saca algo mas de dinerillo. Lo del taxi fue horrible: estaba yo con un resfriado de muerte y solo quería irme a Tanger, así que me buscaron un taxi, pagué 80 DRM por dos plazas, 40 por cada una en el asiento delantero, para que nadie me molestara, y allí que me senté a hacer una cabezada. Tras haber dormido 2 h. abrí lo ojos y comprobé que el taxi no se había movido de sitio. Salí para hablar con el chófer, pero el chófer no aparecía por ningún sitio y además no estaba seguro de reconocerle. Llamé a Ismael para preguntarle que hacía, y me dijo que me esperara, así que en medio de un pueblo donde había solo un par de cafetines, y en una noche ya cerrada, me quedé de pie en la puerta del taxi. A eso que apareció un tipo y me dijo en su idioma "Tanger, Tanger", y si, yo entendía Tanger, pero no entendía por qué tenía que cambiar de taxi. Allí no había forma de aclararse, en eso que llamaron a uno que parecía que hablaba algún otro idioma, pero el tipo solo sabía decir "Tanger, Tanger". Estaba muy claro que querían que me cambiara de taxi, pero yo insistía en que quería mi dinero de vuelta. En esto apareció el tipo al que le había pagado, pero como si hablara con la pared, no nos entendiamos. Al final entre todos me arrastraron hasta otro taxi y yo me dejé llevar. El taxi se llenó de gente y emprendimos el camino de Tanger. Yo solo pensaba, ya verás como me pida dinero la que se va a liar, pero también sabía que siempre se paga antes de salir, así el taxista podía entregar el dinero a su encargado y no tenía que llevar encima nada mas que el dinero justo. Total, que allí estaba yo, circulando por una carretera que no me hacía gracia circular de noche y camino de Tanger. A medio camino paró el taxista al lado de la carretera, y otro tipo salió a recoger parte del dinero que el taxista llevaba, Ibamos de camino cuando de golpe, un camión se nos puso delante. No nos tragamos el trasero del camión de milagro, yo creo que conseguimos parar a menos de medio metro del camión. Ya no recuerdo si el taxista se quejó al camionero, pero lo que os puedo decir es que los tuve por corbata hasta que llegamos a Tanger. La gente bajando del taxi y ya solo quedaba yo. El taxista me preguntó algo, pero claro, yo no le entendí, y como supuse que quería saber donde dejarme, yo le repetía "A la Medina", pero dijo que no, así que paró el Mercedes y me dejó en un algún lugar en el centro de la ciudad, pero que yo no conocía. Pregunté a algunos transeuntes como podía llegar a la Medina, y todos los que supieron responderme, me dijeron que cogiera un Petit Taxi. Fui a una parada de taxis y el primero al que pregunté me pidió 5€. Naturalmente le dije que no, y le ofrecí 20, a lo que respondió que no. Pero sin abandonarme paró un Petit Taxi, le pregunté si me lleva a la Medina por 2 € y me dijo que si. Alguien mas subió en el trayecto, pero yo me había apalancado en toda la parte trasera. Supongo que el taxista ya tenía su trayecto cubierto. Al cabo de unos minutos llegué a la Plaza 9 de Abril, y le dije que me dejara allí. Cuando bajé del taxi, el camarero de un restaurante típico me preguntó si quería comer, en perfecto español, y le dije que no, le di las gracias y le pregunté por mi hotel. Para mi sorpresa me dijo que la puerta por la que yo entraba siempre en la Medina estaba allí mismo, me la indicó y hacia mi hotelito que me fui. Al día siguiente volví a cenar en este restaurante, por lo amable que fue el camarero conmigo. La comida no mataba, pero era barata, y tampoco la disfruté por el resfriado que llevaba. Y eso es todo sobre mi regreso en taxi.


Simplemente sigue este enlace para ver y comentar este/a álbum: https://flic.kr/s/aHsk6ZZsuZ


Pulsa 1 o 2 veces para ver el pase de diapositivas ampliado.




Your shared set

Jamis Beneros

by Ali Baba El Marchoso